Blog de cabalarojo

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Matrimonio roto

Escrito por cabalarojo 30-10-2017 en nacionalismo. Comentarios (0)

               Os voy a contar una historia. Trata sobre una pareja, José y Montse, normal y corriente, como cualquiera de nosotros. Su relación siempre estuvo llena de altibajos, de épocas de crisis seguidas de periodos aparentemente idílicos. Él nunca fue muy cariñoso con ella. Sus muestras de cariño eran escasas y muchas veces la recriminaba por lo que él consideraba caprichos y de ser una egoísta. Ella, por su parte, tampoco se quedaba atrás. Aprovechaba cualquier momento para criticarle en público y siempre le acusaba de no cuidar la relación y de tenerla desatendida. A pesar de todo esto continuaban con su relación. Un día, Montse le pidió a José que se sentasen a replantearse la relación. Ella no quería dejarle, pero no podía seguir así y necesitaba cambiar las condiciones de aquella pareja. Él en un principio se mostró receptivo a las peticiones de Montse, pero poco después volvió a las andadas. Ella comenzó a hacer más notorias sus quejas sobre aquella situación, mientras que él hacia oídos sordos, pensando que ya se la pasaría, hasta que por fin, un día decidió terminar con aquello. Le dijo a José que no podía seguir así y que deseaba dejarle. Él entonces se mostró sorprendido y, haciéndose el despechado, como si no supiese lo que le venía encima, se negó a aceptar aquella ruptura. La amenazó con denunciarla por abandono, la recordó su dependencia económica, puesto que aunque ella trabajaba y tenía un buen sueldo, buena parte de su patrimonio era de él. Comenzó a malmeter entre sus amigos comunes para que estos se apartaran de ella e incluso mandó a unos matones para presionarla y evitar que se fuera de casa. Ella, por su parte, tampoco lo hizo mucho mejor. Comenzó a contar a los cuatro vientos lo mal que la trataba, acusándole poco menos que de maltratador. Continuamente hacía comentarios despectivos de José y su familia, acusándoles de vagos, ladrones y de hacerla la vida imposible. Pretendía irse de casa pero seguir compartiendo los beneficios de los negocios que tenían en común. A pesar de que el titular del carnet del club donde acudían varios días en semana era José, Montse pretendía seguir haciendo uso de aquellas instalaciones como había hecho durante los años que estuvieron juntos. Tanto se enconó aquella situación que dividió también a los hijos de la pareja. El mayor, que había empezado a trabajar con el padre, no dudó en ponerse de parte de él y en defenderlo a capa y espada. La pequeña, más rebelde y que estaba muy unida a su madre y veía a su padre como un tirano y un opresor, no dudo en defenderla a ella. Y en medio quedó el mediano, más comedido y que entendía la posición de ambos y solo deseaba que sus padres pudiesen dialogar entre ellos para, al menos, mantener una cordialidad y una relación lo más amistosa posible.

  Bien, ahora vamos a hacer un pequeño juego. Probad a cambiar los nombres de José y Montse por España y Catalunya. ¿Os suena?


EL LABERINTO DE LOS PACTOS

Escrito por cabalarojo 15-01-2016 en politica. Comentarios (0)

  (Este artículo fue escrito el día 5 de Enero, seis días antes del acuerdo de la CUP con Junts pel si) 

        Pues ya hemos terminado el año. Hace un año pronosticaba en estas mismas páginas lo emocionante e incierto que se las prometía el año 2015 que comenzábamos, con un ciclo de citas electorales que, tras los años de crisis, protestas, casos de corrupción, recortes salvajes y el reto catalán, se abría un periodo en el que, primero las municipales, las elecciones catalanas después, y para rematar unas elecciones generales, que daban la oportunidad de comprobar si el famoso cambio político, si el bipartidismo o inclusive el propio régimen, se resquebrajaban para alumbrar un nuevo cambio en nuestro país. Pues bien, estamos aquí, en el 2016, pasadas ya todas las citas electorales y parece que esto no ha hecho más que empezar. Si bien las municipales trajeron un cambio en muchos municipios y en muchas de las capitales de provincia que apostaron por candidaturas de Unidad Popular, a nivel autonómico el fin del bipartidismo se ha hecho esperar, y han sido los partidos tradicionales, PP y PSOE, los que se han repartido el mapa autonómico, apoyados en uno u otro caso por los partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos.

Las elecciones Catalanas y las generales solo han traído, sin embargo, una certeza: Que nadie en el panorama político, tanto en Cataluña como en el resto de España, quieren ni a Artur Mas ni a Mariano Rajoy al frente del reto político que tenemos por delante. Su obcecación por atrincherarse en sus respectivas posiciones, escudándose tras el escudo del independentismo uno y del nacionalismo español el otro, en buena medida para tapar lo verdaderamente importante que han sido los salvajes recortes que han practicado uno y otro en los servicios públicos y los derechos sociales de la población, así como para desviar la atención de los innumerables casos de corrupción que han aflorado alrededor de ambos líderes políticos.

En el caso de Rajoy hay que añadir el rodillo con el que ha gobernado gracias a la mayoría absoluta de la que ha disfrutado, que le ha hecho ganarse la enemistad política de la gran mayoría de los grupos políticos, lo que unido a la promesa de regeneración realizada por las nuevas formaciones, le hace muy difícil formar gobierno tras los resultados obtenidos el pasado 20D. Siempre, claro está, que el PSOE aclare sus prioridades. Así como en el caso catalán, la CUP ha demostrado coherencia política y ha antepuesto su condición de organización de izquierda cuyo fin es la defensa de la clase trabajadora y su rechazo a los recortes llevados a cabo durante el último gobierno Convergente, así como al entramado corrupto montado alrededor de Convergencia y Artur Mas, el PSOE tiene que demostrar si antepone  la necesidad de un cambio que desbanque al gobierno de Rajoy, el de los recortes sociales, el de la Ley Mordaza, los impuestos al Sol, el partido del “Que se jodan” a los parados, el que ha dejado sin recursos la Ley de Dependencia, o si por el contrario, como demandan algunos de sus barones y baronesas, anteponen la defensa de una concepción uninacional del Estado contaría a los principios mismos de la organización (recordad el Gora Euskadi Askatu de Felipe González en las primeras elecciones). Porque alinearse con los postulados del nacionalismo español más rancio solo certificará lo que algunos ya pronosticamos hace tiempo. Que el el PSOE dejó hace años de ser un partido Obrero, que en las últimas décadas ha dejado también de ser Socialista y que ya solo le queda de su nombre fundacional el termino de Partido ( aunque a veces cuesta creerlo) y sobre todo el de Español.

Con respecto al caso catalán, solo una apreciación. Es curioso que en estos tiempos que se reclama más democracia interna dentro de las organizaciones políticas, cuando una de ellas, en este caso la CUP, hace el mayor ejercicio de democracia y transparencia que se haya visto en el panorama político español, se les acuse de no sé cuántas barbaridades. Ojala todos los partidos políticos tomasen las decisiones de tanto calado como la que acaban de adoptar en Cataluña consultando tan abiertamente a sus bases y no se tomasen en pequeñas reuniones de las elites de cada organización. Aunque discrepo de su visión de España y Cataluña, tienen todo mi respeto como organización.

En pocos días sabremos si Cataluña vuelve a las urnas, la cuarta en tres años sin contar el amago de Referéndum del año pasado. En unos pocos más sabremos si el los socialistas consiguen hacerse valer dentro de su organización y articulan una alternativa de gobierno apoyada por las formaciones de izquierda del parlamento, o si por el contrario, ceden a las presiones de esa parte del partido que antepone lo español a todo, aunque eso signifique renunciar a los vestigios que queden en el partido de Socialista y Obrero, prolongando unos años más, veremos cuantos, el gobierno de los recortes, de la Gürtell, de la Púnica, del Castor o del Palma Arena. Curioso que la adalid de esta posición sea la Presidenta del partido de los ERE. ¿Tendrá algo que ver? Veremos.


¿Esta es la Europa que queremos?

Escrito por cabalarojo 04-09-2015 en refugiados. Comentarios (0)

Publicado en La Voz de Pinto 31 Agostos 2015

 Refugiados sirios. fotografía: Taringa.net.

Siempre me han dicho que soy muy pesado contando historias, propias o aprendidas, que parezco un abuelo cebolleta. Puede que tengan razón, pero si algo he aprendido en esta vida es que el pasado, propio o ajeno, nos puede ayudar a entender el presente y a dar los pasos correctos en el futuro. Pero parece ser que este no es precisamente uno de los principios que rige los destinos de nuestro país ni de esta vieja Europa.

Cuando era un niño, no me cansaba de escuchar las historias que mi abuela me contaba sobre nuestra familia, sobre nuestro pasado. Historias de aventuras, de amores, de una familia que pasó de ser parte de la aristocracia novecentista de este país a ser protagonistas del cambio social y político que sufrió nuestro país en la primera parte del siglo XX. De aquellas historias mi abuela ponía el énfasis en aquellas que relataban sus peripecias durante la guerra civil, ya que fueron las que vivió en primera persona. Las que más me impactaron siempre fue cuando contaba como su madre, desesperada por el asedio y los bombardeos, tomó la decisión más dura que puede tomar una madre: Enviar a sus hijos en un tren a Valencia donde embarcarían en un barco rumbo a la URSS. La descripción de aquella estación de tren atestada de familias enteras despidiéndose de sus hijos con la esperanza de enviarlos a un lugar mejor, más seguro, a pesar de que muy posiblemente no volverían jamás a ver, la descripción de cómo se sintió ella, que era la mayor y sabía todo lo que estaba pasando a su alrededor, y su madre se me quedó grabada en la memoria a fuego. Finalmente, ya en el andén, mi bisabuela se arrepintió y decidió que pasase lo que pasase seria juntos. Gracias a esa decisión hoy estoy aquí escribiendo estas palabras en castellano y no en ruso.

Pues bien, estos días estamos viendo como día tras día se van sucediendo imágenes que nos debiera remover la conciencia a los países que no hace tanto sufrimos la peor época de guerras que el mundo moderno ha conocido. Ver como miles de personas, mujeres, hombres y niños, huyen de la guerra, de la miseria y de la muerte, arriesgando la vida para dar un futuro de esperanza a su familia, ver cómo llegan hasta nuestra querida Europa exhaustos, sin nada, solo con lo puesto, sin más equipaje que sus miedos y el horror de la guerra marcado en la mirada, nos debería hacer recordar lo que hace no muchas décadas sufrieron nuestros padres y abuelos aquí mismo. Sin embargo lo único que Europa y sus gobernantes han mostrado hasta la fecha ante la crisis de refugiados más grande desde la II Guerra Mundial, ha sido una deshumanización pavorosa. Meses de discusiones, de negociaciones, de cifras de personas, de levantar muros y reforzar fronteras, mientras miles de personas pierden la vida intentando llegar al sueño europeo huyendo de la guerra. Casos como los de los últimos hundimientos de barcazas con cientos de personas encerradas en sus bodegas, los camiones repletos de personas abandonados a su suerte, o las avalanchas sobre la frontera húngara de los refugiados sirios e iraquíes, no han hecho mella en nuestros dirigentes. Los mismos que hace cuatro años alentaban las revueltas en Siria y apoyaban económica y militarmente a cualquier grupo que se declarase contrario al régimen de Al Assad, sin profundizar en las motivaciones de estos, ha creado un monstruo que poco a poco se ha apoderado de parte de la región y siembra el terror en toda la zona. Ante esta situación, la población civil que huyo de la zona y fue internada en campos de refugiados en los países limítrofes ha ido desplazándose en busca de seguridad hacia la referencia de paz y prosperidad más cercana que tienen: Europa. Y esta, lejos de asumir su responsabilidad en la situación que atraviesan estas miles de personas, les trata como apestados, como un problema del que nadie se quiere hacer cargo y que a todos molesta.

Campo de refugiados españoles en Francia tras la Guerra Civil.

Campo de refugiados españoles en Francia tras la Guerra Civil.

Lo más preocupante es que esta situación la están aprovechando los partidos de corte neonazi o de extrema derecha que han mantenido viva la llama de la xenofobia y el racismo para medrar. Han encontrado un caldo de cultivo perfecto en la crisis económica que azota el sur de Europa que unido a la avalancha de refugiados provenientes de la guerra de Siria e Irak han aprovechado para volver a enarbolar la bandera del rechazo al inmigrante. Bajo este discurso, los partidos como el FN Francés o los partidos de ultraderecha del Norte de Europa están consiguiendo cuotas de poder insospechadas hace quince o veinte años y una parte de la población ve con recelo e incluso rechazo a estas personas. Les han inculcado el miedo al diferente, al que viene de fuera con el argumento de que absorberán los pocos recursos que las sociedades capitalistas nos permiten disfrutar y que ahondaran más si cabe la situación de necesidad de los más desfavorecidos de cada país.

Frente a este discurso hay que hacer un llamamiento a toda la ciudadanía europea para que exijan a sus gobernantes el respeto por los derechos humanos y que asuman su responsabilidad en las causas que han hecho a estas personas abandonar su hogar. Debemos luchar porque la ciudadanía entienda que es de justicia que ayudemos a estos refugiados y reclamar bien alto el derecho de todos a disfrutar de los derechos recogidos en la Carta de los Derechos Humanos de la ONU (http://www.un.org/es/documents/udhr/index_print.shtml), que entre su articulado declara que:

Artículo 14.1. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.

Artículo 22. Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Y sobre todo deberíamos recordar que no hace tanto tiempo éramos nosotros los que huimos de la guerra, el hambre y la persecución, que muchos países nos abrieron sus puertas y que otros tantos nos trataron como apestados, y que no deberíamos caer en los errores en los que estos países cayeron, porque estamos condenando a miles de inocentes al sufrimiento y estamos dando pábulo a ideas que nos llevaron al desastre y el horror en otros tiempos. Demostremos que no olvidamos nuestra historia, y lo que es más importante, que no olvidamos nuestra humanidad.


CUANDO EL ESPERPENTO SUPERA A LA POLITICA

Escrito por cabalarojo 04-07-2015 en politica. Comentarios (0)

Publicado en La Voz de Pinto (28-06-2015)

Nos estamos acostumbrando demasiado al esperpento. Por más episodios de los que somos testigos, no reaccionamos como sociedad repudiando estas prácticas. Ayer vivimos el último episodio de esta forma de hacer política. Y no lo digo por el espectáculo que dieron los aficionados a la tauromaquia de Pinto y de fuera que ayer se dieron cita en el Pleno municipalpara reventarlo y evitar que se hablase de lo que allí se iba a tratar. Están en su derecho de mostrar su desacuerdo por la política de supresión de subvenciones para espectáculos taurinos. Entraré en ese tema más adelante. Ahora lo importante es el motivo por el que el PP y el PSOE decidieron ayer bloquear el funcionamiento del gobierno municipal al no aceptar la supresión de los cargos de confianza en los grupos municipales y la reducción de sueldos propuesta por el Ayuntamiento de Ganemos Pinto.

Desde el principio de la campaña electoral Ganemos Pinto mantuvo siempre como un principio de regeneración democrática y de buenas prácticas de gobierno, la eliminación del personal eventual tanto en el organigrama de las concejalías como de los grupos municipales. El argumento era que con los trabajadores municipales se podía sacar adelante el trabajo del Ayuntamiento y que los grupos de la oposición pueden trabajar y hacer una oposición más que digna sin necesidad de personal a sueldo a cargo del erario público. Se puso como ejemplo al grupo municipal del MIA, que durante cuatro años ha realizado una labor de oposición muy eficiente y efectiva sin liberados ni personal a sueldo, solo con el trabajo de sus militantes y sus dos concejales.

Obviamente el PP ha estado siempre en contra, pues es parte de su forma de repartir personal dentro de las instituciones. Sin embargo el PSOE de Pinto ha hecho un viaje cuanto menos curioso en estos meses. En un debate realizado el 9 de Mayo entre diferentes miembros de las diferentes candidaturas, la ahora concejala socialista Lorena Morales afirmó que el PSOE,en caso de llegar a gobernar “Suprimiremos los cargos de confianza..”. Pues bien, 1 mes después, durante la semana previa al Pleno de Investidura en la que se proclamó a Rafael Sánchez como Alcalde de Pinto, el PSOE se descolgaba reclamando cargos de confianza para su grupo municipal. Votaron a favor de la Investidura del candidato de Ganemos Pinto sin llegar a un acuerdo sobre dicho punto y se emplazaron a los días posteriores para alcanzar un acuerdo. Pero no solo no han vuelto a su posición original, sino que esta semana negociaron con el PP el reparto de cargos, llegando a la reunión de preparación del pleno con una propuesta ya acordada. Es curioso como durante la Investidura el candidato del PSOE Juan Diego Ortiz se le llenó la boca al hablar de cambio, gobiernos de izquierdas y demás retahílas a las que los Socialistas nos tienen acostumbrados al llegar unas elecciones. Normalmente suelen dar la verdadera cara a lo largo de la legislatura, mostrando su lado socioliberal y su afán de poder. Sin embargo, esta vez han tardado solo un mes en enseñarnos sus prioridades. Han preferido alinearse con el PP para reclamar cargos de confianza y rechazar la bajada salarial propuesta por el Ayuntamiento que trasladar esa partida presupuestaria a las políticas de emergencia social. Alegan que los grupos municipales necesitan personal de apoyo para su buen funcionamiento. Ahora me asalta una duda. Si un encargado en una empresa privada le dice a su jefe que es incapaz de coordinar el solo un grupo de CUATRO personas y que necesita otras TRES para que le ayuden puede ocurrir dos cosas: O que el jefe te diga que te aprietes los machos o directamente se busque otro encargado que sea capaz de desarrollar su trabajo.

En el caso del Ayuntamiento de Pinto tenemos dos responsables de grupo, Miriam Rabaneda y Juan Diego Ortiz, que de entrada están reconociendo su incapacidad para coordinar grupos de trabajo reducidos (6 y 4 personas excluyéndoles a ellos) y de repartir tareas entre ellos y sus compañeros de partido para realizar la mejor oposición posible. Como ejemplo, sirva la labor realizada por el MIA de Pinto en la anterior legislatura. En ella, los DOS concejales del partido se repartían las labores dentro de la institución, mientras que los militantes del partido colaboraban preparando e incluso redactando las diferentes mociones presentadas por el grupo municipal. Y sin tan siquiera tener liberado al portavoz del grupo.

quiero creer que esta es la cuestión, su incapacidad. Porque la otra opción es mucho más inquietante. Es la necesidad de estos grupos políticos de recolocar personas afines a las direcciones de los dos partidos o, peor aún, para recaudar dinero del pago al que todos los cargos públicos de los grandes partidos dan como donación a este. Si alguna de estas opciones es la real, o las dos, estamos ante la plasmación del uso interesado de las instituciones y del dinero de todos por parte de los grandes partidos.

Mención aparte merece el episodio de ayer de la protesta taurina contra el equipo de Rafael Sánchez. Para empezar, quiero dejar claro que mi rechazo de los espectáculos taurinos viene desde el total conocimiento de estos. Me he criado en una familia de taurinos, peñistas y abonados de las Ventas y los conceptos de Cossío han estado presentes tanto o más que la política y el ideario socialista. Ambos son mundos que me son conocidos.

Desde el primero momento Ganemos Pinto dejo claro en su programa electoral que no iba a financiar ningún espectáculo que se basase en el maltrato animal. Y ahí se incluyen los encierros porque ya de por si son un acto de maltrato animal y porque además, según la Ley Madrileña en su Decreto 112/1996, de 25 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares, dice en el apartado de los encierros que:

Artículo 5. Sacrificio de las reses.

  1. Con el fin de evitar su participación en otro espectáculo taurino, se dará muerte a las reses conducidas, corridas o toreadas en los encierros y sueltas de reses, sin presencia de público y en presencia del Veterinario de servicio y del Delegado Gubernativo, que diligenciará el correspondiente certificado de nacimiento para proceder a su baja en el Libro Genealógico de la Raza Bovina de Lidia.
  2. Se procederá al sacrificio en el plazo máximo de veinticuatro horas, a partir de la finalización del festejo. Las reses hasta su sacrificio deberán permanecer en un lugar que reúna las condiciones suficientes de higiene y seguridad, que establezca la normativa vigente aplicable. Dicho lugar no podrá tener, en ningún caso, comunicación directa con el ruedo de la plaza de toros.

Como Ganemos Pinto está en contra del maltrato y el sacrificio animal con fines lúdicos, es de recibo que no subvencionen espectáculos en los que el animal es maltratado y/o muerto. Cuando esto se ha llevado a la práctica los aficionados taurinos han desenterrado el hacha de guerra. Es curioso que hayan esperado hasta la realización del Pleno donde se iba a decidir el recorte más importante en materia de funcionamiento institucional que este Ayuntamiento ha conocido, y más cuando curiosamente alguno de los grupos municipales como el del PSOE había afirmado durante la campaña que estaban de acuerdo en no dar dinero para los espectáculos taurinos y ayer se desdijeron de tal propuesta. Nuestra capacidad de asombro con el PSOE alcanza el infinito, pues deberíamos a estar acostumbrados a que durante las campañas electorales se quieran erigir como los adalides de la izquierda, para volver a su espíritu socioliberal en cuanto tienen oportunidad.

En cuanto al acto en sí, se han escrito muchas cosas en las redes sociales, alguna de ellas mentira. Se ha acusado a Ganemos Pinto de orquestar una quedada para evitar que los taurinos accediesen al acto, cuando fueron estos los que trajeron personas de fuera de la localidad para copar el salón de actos y hacer más sonora su protesta, estando algunos más de 2 horas antes del pleno cogiendo sitio para sus compañeros. Desde Ganemos Pinto se limitó a hacer un llamamiento a sus simpatizantes para apoyar al equipo de gobierno ante la encerrona que los taurinos estaban preparando.

Se ha acusado al gobierno municipal de actuar de manera totalitaria al no dejar acceder al acto o a expulsar de este a personas contrarias a su gestión. Las personas que se quedaron fuera fue simple y llanamente por aforo y se quedaron fuera personas partidarias de las dos posturas. Y se desalojó del pleno a aquellos que lanzaron improperios, amenazas o insultos. Al resto, a los que mostraron su opinión de forma pacífica se les respeto, dejándoles incluso que sacaran pancartas en favor de su postura, al contrario que ocurrió hace tres años al compañero José Lagos, articulista de este medio, cuando desplegó un cartel contrario a los toros y fue desalojado por orden de Miriam Rabaneda del pleno. Lo único que pasó es que los concejales aguantaron de manera estoica los gritos y protestas y se respetó de manera escrupulosa la libertad de expresión de los que así quisieron ejercerla, siempre que lo hicieran con respeto.

Parece ser que alguna gente no se ha dado cuenta de que un nuevo tiempo político ha llegado a este país y a esta ciudad. No se han percatado de que este cambio es imposible de parar. Que la gente no se conforma con que les presentes una cosa y hagas otra. Y porque la ciudadanía está pidiendo que se recorte de lo superfluo para dar prioridad a lo imprescindible, a sus problemas y necesidades para conseguir que estos tengan respuesta por parte de las instituciones. Cualquier otra consideración es marear la cuestión para mantener una posición de privilegio y unas prebendas que los políticos se han autoadjudicado. Los que asuman esta nueva situación, tendrán sitio en este nuevo tiempo. Los que no, me temo por ellos que desaparecerán del panorama político. Al tiempo.


SE PUDO

Escrito por cabalarojo 04-07-2015 en politica. Comentarios (0)

Publicado en La Voz de Pinto (14-06-2015)

Pues llegó el día. Este Sábado por fin el sueño que tuvimos hace un año se ha vuelto realidad. Hace trece meses comenzó un proyecto que, con paso titubeante al principio pero firme y seguro con el paso del tiempo, ha ido construyendo una alternativa que se ha ido consolidando con esfuerzo, sacrificio y la ilusión de docenas de personas que se lo han contagiado a miles en todo el municipio. Hoy se ha hecho realidad el sueño de lograr lo imposible.

Hace poco mas de un año, me embarcaba en la aventura del proyecto político del MIA. Las situaciones de deterioro de libertades, del llamado estado de bienestar, la precarización en las condiciones laborales, unido a diversos acontecimientos personales, como el nacimiento de mi segundo hijo, me hicieron plantearme que había que dar un paso adelante para defender todos los logros que nuestros padres y abuelos habían conquistado y que a este ritmo mis hijos no podrían disfrutar. Toda esta reflexión iba acompañada del convencimiento de que sin la convergencia de las distintas fuerzas transformadoras y de izquierdas existentes y emergentes, era imposible conseguir el objetivo final: Hacer una política diferente donde la transparencia, la participación ciudadana y la defensa de los Servicios Públicos y los derechos de los ciudadanos estén en el centro de las propuestas municipales. Gobernar para el pueblo con el pueblo.

Casi simultáneamente a mi incorporación al MIA comenzó a fraguarse esta confluencia. Estos, junto a simpatizantes y afiliados de EQUO, junto a miembros destacados de los movimientos sociales más representativos de la localidad, junto con el incipiente circulo de Podemos en Pinto, comenzaron a explorar un camino común, donde primaban los puntos de vista comunes y se debatía hasta la extenuación hasta lograr el consenso que hiciese avanzar el proyecto llamado Ganemos Pinto. Desde entonces, hace ya un año, se han ido dando todos los pasos necesarios para crear un proyecto sólido, creíble e ilusionante para la ciudadanía. Se dotó al proyecto de un código ético que enumerase los principios éticos de la confluencia y se construyo un proceso de toma de decisiones y de grupos de trabajo que fueron desarrollando un discurso y una propuesta no solo diferente, sino además factible. Hemos desarrollado un método de comunicación con propuestas imaginativas que ha conseguido hacer llegar a la población las ideas que desde los grupos de trabajo han ido saliendo. Y lo más importante. Poco a poco hemos ido sumando personas y colectivos a este proyecto. Comenzaron por subirse al barco los compañeros de Frente Cívico, aportando su lucha y experiencia reivindicativa y política al proyecto. Y comenzaron a unirse numerosas personas anónimas que vieron en Ganemos Pinto un proyecto en el que merecía la pena embarcarse. Pasamos del centenar de personas de la primera asamblea a finales de Junio a tener cerca de 250 personas inscritas como miembros o simpatizantes del movimiento.

Todo este camino no habría sido posible sin las miles de personas que han creído que el sueño que unos cuantos tuvimos hace un año era posible. Que éramos capaces de llevarlo a cabo. Durante estos meses hemos ido comprobando como poco a poco la gente nos iba conociendo, iba descubriendo nuestras ideas y las nuevas formas de hacer política que queremos implantar, y paulatinamente se iban adhiriendo al proyecto o nos daban sus muestras de apoyo y afecto en la calle, en nuestro trabajo, en nuestro barrio. Y hemos sido capaces. Hemos conseguido que una idea, un sueño, pudiese plasmarse en una realidad.

Capítulo aparte merecen las personas que se encuentran detrás de las que hemos construido la confluencia. Nuestras familias. Han comprendido el momento que vivimos y que estamos en una oportunidad única. Han entendido que nosotros, sus familias, hayamos dado un paso al frente para cambiar la situación. Y nos han apoyado y comprendido. Han soportado nuestras reuniones, nuestras actividades, nuestros actos. Han participado con su presencia, su comprensión y su apoyo. Desde aquí quiero mostrar mi agradecimiento y reconocimiento a todos ellos y en especial a mi mujer, por aguantar mis ausencias y aportar su punto de vista critico que me ha ayudado a mejorar. Y a mis hijos por ese apoyo, porque ellos son la razón principal de embarcarme en este sueño. Una de las experiencias más bonitas que he tenido estos meses es ir acompañado de mi hija mayor a las reuniones, ver cómo le encantaba salir con su padre a pegar carteles y como, a su modo, ha comprendido que Ganemos Pinto había llegado para intentar mejorar su vida y sus expectativas de futuro.

Ahora queda lo más duro. Hemos conseguido conquistar las instituciones, pero ahora queda hacer que estas sirvan a aquellos a los que siempre tendría que haberlo hecho. Hay que conseguir que el Ayuntamiento sea una institución que sirva para mejorar la vida de los vecinos y de respuesta a las necesidades de estos y no un monstruo burocrático que devore nuestros recursos sin dar soluciones a sus carencias y necesidades, dejando a un lado a los más débiles y necesitados. Tiene que ser también un espacio de participación donde los vecinos, las organizaciones sociales, las asociaciones, el pequeño comercio, se sientan protagonistas de la vida municipal y aporten sus ideas para mejorar la vida del municipio y encuentren en todos y cada uno de nosotros, soluciones y respuestas a todos sus problemas e inquietudes. Porque Ganemos Pinto no es sólo sus concejales y su alcalde. Es mucho más. Somos docenas de hombres y mujeres decididos a cambiar nuestro mundo. Y estoy seguro de que todos y cada uno de nosotros va arrimar el hombro, a poner todos sus esfuerzos y conocimientos para que los siete que nos representan en la corporación puedan llevar adelante este sueño que hace un año vió la luz.

Queda lo más difícil. Ya estamos en el sitio donde poder llevar a cabo nuestro proyecto. Ahora toca ponerlo en práctica. Seamos realistas. Hagamos lo imposible.